sábado, 27 de octubre de 2012

El ocaso del juzgado

Followers, amigos, conocidos, familia.

Cuelgo la toga.

Al menos durante una temporada. Son muchas cosas las que ahora tengo entre manos y esto me quita demasiado tiempo. No sé si volveré dentro de un mes o quizás no vuelva nunca más.

Durante estos 14 meses me han pasado muchas cosas con esta cuenta, casi todas divertidas. Empecé con la intención de juzgar los perfiles por su avatar y bio, como un pasatiempo. Algo para dar caña, al margen de la primera cuenta con la que empecé en Tuiter. Con esa cuenta con la que aprendí un poco de qué iba todo esto.

Me he enzarzado en peleas con medio tuiter, he creado #guerraciviltuitera por destapar ciertos plagiadores, he oficiado una boda, he hecho algún que otro amigo y sobre todo, me lo he pasado muy bien.
Me he creado tantos enemigos como amigos, he hecho cientos de blocks... pero como se dice por ahí, que hablen de tí, aunque sea mal. He disfrutado como un enano con las polémicas (estúpidas por otro lado) que he levantado. He llegado a flipar mucho con los comportamientos de la peña y he constatado que la gente está fatal. :)

Y todo esto con un personaje, que la verdad sea dicha, tiene tela. A veces me pregunto como me ha podido seguir tanta gente. JAJAJAJA. ¿Un tipo que juzga a la gente y que les condena? ¿Con peluca? Pero esto es lo que mola de Tuiter, que como en otra cualquier sociedad, si te lo propones puedes conseguirlo todo. Y yo quise ser juez y lo conseguí.

Lo malo es que  poco a poco se fue complicando y empecé a descubrir un Tuiter sucio y rastrero, de egos por las nubes, de plagios, oportunismo, fakes, compra de followers, etc.

Al final, contra lo que siempre he luchado, se ha vuelto en mi contra. Me he cansado de los juicios, de levantar escándalos y de todo lo que ya sabéis. Cada día esto es más triste y cada vez le encuentro menos sentido.

Empiezo otro proyecto personal en Tuiter, algo totalmente distinto y por lo que tengo bastante ilusión. Por supuesto no haré spam de ello y si alguna vez me conocéis, espero que sea por méritos propios. Y no por pedir un RT para darme a conocer. JAJAJAJA.

Lo más fácil sería cambiar el nombre de la cuenta, contar un rollo y seguir con al menos la mitad de mis followers, con el camino un poco hecho. Seguro que la mitad ni se enterarían del cambio. Pero... ¿qué os he dicho siempre, niños? ¡¡la mediocridad es un camino muy malo!! ¡¡Mediocridad caca!!

Esta cuenta la creé con un propósito y creo que he superado con creces mis objetivos.
Vamos, que me he pasado Tuiter en modo Juez.
Eso sí, no conseguí que el puto @elbaronrojo me hiciera follow, algo a lo que todo el mundo aspira en Tuiter.
Que tontería, ¿no?.

Me da un poco de pena dejar esta cuenta. Echaré de menos los tiempos en los que mi pestaña de actividad echaba humo con los insultos y las acusaciones de plagio.

No cierro la cuenta porque no quiero que algún subnormal coja el nombre y empiece a decir que he vuelto y que luego se cambie el nombre a @putamierdadetuits o algo parecido y empiece a vender tuits y hacer Rts con cuentas de mierda. Un clásico en Tuiter. ;)

Quién sabe, quizás vuelva algún día.

Me declaro culpable de todos los cargos.
Se cierra la sesión.

Besos&Abrazos.

Os quiere,
Vuestro Juez.


P.D: Contenido extra:

Esta fue la primera imagen que utilicé con el juez, pero la descarté en seguida porque no daba la imagen de seriedad y justicia que yo buscaba. ¡Que os lo he dicho mil veces, que un buen avatar es muy importante!
;)



11 comentarios:

  1. Protesto, señoría!

    Gracias por los buenos ratos que nos has hecho pasar tanto aquí como en Twitter, y por explicar y dar a conocer algunas de las tácticas más rastreras que utiliza la gente. De algo habrá servido más allá del puro entretenimiento, seguro.

    Y suerte con el nuevo proyecto.

    ResponderEliminar
  2. El equipo del Comonunca te saluda y te desea suerte y fuerza en tus nuevos proyectos, que sólo espero no incluyan presentarte a un realidad, pues eso significaría que en realidad eres Miguel Kocina. Y no queremos eso. Abrazos fuertes, sí o qué.

    ResponderEliminar
  3. Es incríeble ¡qué indignación! te conocí y dí follow hace una semana y decides dar un vuelco a tu vida. Que más da... un abrazo señor Juez, que le vaya bien.

    ResponderEliminar
  4. Se le echará en falta...

    Buena suerte!

    ResponderEliminar
  5. No me lo tenga en cuenta, soy caprichoso con los follows y no quería que si tenía que juzgarme estuviese coaccionado de ningún modo.

    ResponderEliminar
  6. Mucha suerte señor Juez, de su entrevistador favorito.

    ResponderEliminar
  7. Te odio, pero tela, tela... ¿y de qué me voy a reir yo ahora?

    Si esto del Twitter es cada día más coñazo... tú lo dejas, Arezno pasa casi de largo porque está asqueado de toda la chusma...

    Las 'sex'tuiteras no son más que un montón de calienta braguetas que se pasan el día soltando chorradas para que los tíos las sigan y les tiren los trastos, para luego indignarse porque la gente hace más caso a un Madrid-Barça que a ellas.

    Y el resto de cuentas, en su mayoría, son un soberano coñazo de gente plagiando chistes fáciles y tuits de otros.

    Sepa su señoría que con la venia del tribunal, me cago en la leche que le han dado y añado como descargo que se le va a echar un huevo de menos.

    ResponderEliminar
  8. Señor, acabo de conocerle ahora gracias a un e-mail de Twitter recomendándome que le siga. He investigado su perfil, y me he quedado anonadado al ver éste blog, por lo que le doy mi enhorabuena y, a su vez, mi más sentido pésame por su ausencia voluntaria de éste nuestro Twitter.

    Un muy cordial saludo, y ojalá pudiera contactar con usted de alguna forma (vía Facebook, Google+ y/o similares).

    Gracias,

    David L.

    ResponderEliminar
  9. No se crea usted que aunque no aparezca se le olvida, yo por lo menos no... Espero que le vaya bien. :)

    ResponderEliminar
  10. Un gusto verle de nuevo, gracias por los enlaces, son interesantes, como usted dice esta señora tiene la cabeza bien amueblada. Se le echa de menos.

    ResponderEliminar